La metamorfosis de Kafka

Objetivo del trabajo:

En este trabajo sobre “La metamorfosis” de Franz Kafka voy a intentar explicar la estructura narrativa de la obra, partiendo de la noción de actantes hecha por Greimas. Greimas afirma que a partir de las tres parejas de actantes: sujeto/ objeto, remitente/ destinatario y auxiliar/ oponente se puede explicar suficientemente cualquier estructura narrativa. Vamos a intentar demostrarlo con esta obra. Explicamos a continuación su metodología.

Metodología:

Nos centramos en el nivel sintáctico del análisis de una obra literaria que se ocupa del estudio de las unidades funcionales del relato. Se utiliza para ello, la doctrina de los estructuralistas. “La más moderna narratología ha adoptado la contribución de los estructuralistas sobre todo en lo referente al llamado Nivel Sintáctico del análisis, que se ocupa del estudio de las unidades funcionales del relato: las funciones, las secuencias y los actantes”.[1]

Respecto a la teoría de los actantes, es Greimas quien la reformula partiendo, como Barthes o Bremond, de las tesis de Propp.[2] Greimas pretende crear un modelo de análisis que se pueda aplicar a cualquier obra narrativa. Vamos a explicarlo.

En primer lugar hay que establecer la diferencia entre personaje y actante. El actante es el sujeto de la acción en abstracto, determinado por el papel que desempeña en el relato. Los personajes son concretos mientras que, como hemos dicho, para hablar de actantes es necesario hacer una abstracción. Como actantes, no solo encontramos a personajes, sino también expectativas, valores, animales, cosas, fuerzas de la naturaleza… Un personaje puede representar uno, varios o ningún actante, de la misma manera, que varios personajes pueden desempeñar la misma función en la obra y por lo tanto tener el mismo actante. No es necesario que en una misma estructura narrativa a parezcan los seis actantes.

Greimas propone un esquema en el que aparecen nueve actantes agrupados en parejas:

  • Sujeto/ objeto:

El actante sujeto es el generador de las acciones centrales para lograr el objeto, que es aquello que el sujeto pretende.

  • Remitente/ destinatario:

El remitente o emisor es el que promueve la acción del sujeto y aprueba o autoriza su actuación. El destinatario será el personaje, personajes, cosa, valor… en beneficio de la cual actúa el sujeto.

  • Auxiliar/ oponente:

El auxiliar agrupa a todas las entidades que ayudan al sujeto a conseguir su objetivo; los oponentes son los que adoptan la posición contraria.

Análisis:

En primer lugar presentaré el esquema de actantes al que he llegado para posteriormente comentarlo.

  • Sujeto: Gregor Samsa
  • Objeto: Ayudar a su familia, mantenerla, proporcionarles alojamiento y manutención. Incluso caprichos, como llevar a su hermana al conservatorio.
  • Remitente: Su hermana, su familia
  • Destinatario: su familia también.
  • Oponente: su nueva forma de escarabajo.

Este es el esquema de actantes al que he llegado tras leer la obra detenidamente. El sujeto de la obra es Gregor Samsa quien con muchos esfuerzos genera acciones para conseguir un objeto, que es mantener a su familia. Gregor es viajante, una profesión que él describe como “agotadora”. La razón por la que Gregor comienza a trabajar de viajante es por la quiebra del negocio de su padre. Antes de ello, era un “insignificante de dependiente de comercio”. “Gregor se había preocupado exclusivamente de hacer todo lo posible para que la familia olvidara rápidamente aquel infortunado negocio, que los había hundido moralmente a todos”. “Gregor, más tarde, llegó a ganar tanto dinero que estaba en condiciones de llevar el peso de la familia, y de hecho, así lo hacía”.

El destinatario de sus acciones deducimos por tanto que es su familia. “aceptaban el dinero agradecidos, y él se lo daba gustoso”. Sin embargo, aunque toda la vida de Gregor esté volcada en su trabajo para el beneficio de la familia, no podemos considerar como remitente a ésta al completo sino solo a su hermana ya que como el narrador nos explica, cuando Gregor entregaba el dinero, en la casa no se producía ninguna “explosión de cariño”. “Solamente la hermana había permanecido unida a Gregor”.  Es tanta la unión y el cariño entre  los hermanos como también lo es dinero que está ganado Gregor que se plantea llevar a la hermana a un conservatorio de música el año pronto.

Sin embargo, una mañana que Gregor iba a salir de viaje temprano a cumplir con sus obligaciones laborales, Gregor se encuentra con un gran oponente que es despertarse convertido en un “bicho enorme”.  Gregor no puede cumplir con su objeto, aunque durante lo que le queda de vida piensa en curarse y continuar con su labor como viajante. “… Gregor se había tomado muy en serio esos proyectos (mandar a su hermana al conservatorio) y tenía intención de revelarlos el día de Navidad. Tales pensamientos tenia en la cabeza completamente inútiles en su estado actual”. “se pasaba  los días y las noches sin apenas dormir. A veces pensaba que cuando abrieran la puerta volvería a hacerse cargo se su familia”.

Cuando su familia descubre el nuevo estado de Gregor, lo aíslan en su  cuarto. Solamente recibe ayuda de su hermana, lo que corrobora su papel de remitente. “Sin duda la hermana intentaba aliviar en la medida de lo posible lo penoso de la situación, y naturalmente, a medida que pasaba el tiempo le resultaba más fácil de conseguir”.

Sin embargo, la situación económica de la familia sin los aportes de Gregor es muy precaria y el padre, la madre y la hermana han de ponerse a trabajar. A partir de ese momento, la situación de Gregor con su hermana cambia ya que ésta deja de atenderlo como antes. “Sin pararse a reflexionar cómo podría hacer  la vida más agradable a Gregor, la hermana, antes de marcharse a la tienda por la mañana y al mediodía, empujaba apresuradamente con el pie cualquier cosa comestible en la habitación de Gregor y por la noche, sin detenerse a comprobar si la comida había sido probada (…) o si no la había tocado, la recogía de un escobazo”. “Ella [la hermana], desde luego, veía la porquería tan bien como él, pero estaba resuelta a dejarla donde estaba”. Por lo tanto su propia hermana que antes era remitente, convierte en oponente. Tanto es así que es ella quien pronuncia estas palabras “tiene que desaparecer (…) es el único remedio”. Gregor muere unas pocas horas después de esas palabras. La reacción de su familia se puede resumir en estas palabras del padre “bueno, ahora podemos dar gracias a dios”. Tras la muerte de Gregor,  el futuro se acerca bueno para la familia Samsa.

Conclusión:

Hemos partido de la tesis de Greimas que dice que establecer las parejas de actantes es suficiente para explicar cualquier estructura narrativa. Nuestra intención era explicar la novela “La metamorfosis” a partir de este sistema. Hemos escogido el esquema de actantes que me ha parecido lógico y ha sido justificado por medio de citas del texto de Kafka. Esto no quiere decir que esta sea la única explicación del relato, pero es válida. Habría otras, como considerar a la hermana el sujeto etc. Por falta de espacio no he podido desarrollar más esta situación ni otras, pero creo que ésta es la más adecuada. Finalmente, con los actantes de Greimas, hemos podido explicar la estructura de “La metamorfosis” y podremos como el dice, explicar la de todos los relatos narrativos.

Bibliografía:

Para la parte teórica, se han usado los apuntes de Teoría de la literatura de primero de Filología inglesa en concreto el tema referidio al estructuralismo. Para la parte práctica, todas las citas son del libra “La metamorfosis” Franz Kafka edición de Gonzalo Hidalgo Buyal de la editorial Akal año 2005.


[1] Inmaculada Ballano. “El estructuralismo literario” pag. 11

[2] Vladimir Propp: escribe en 1928 “Morfología del cuento en Rusia”. Era un folklorista y se interesó por los relatos mágicos de la tradición rusa. Propp apuesta por la estructura interna, se da cuenta de que hay una variedad de cuentos, sin embargo en todos ellos había unas constantes que se repetían con mucha frecuencia. Para dar cuenta de esas estructuras trato de establecer elementos invariables a los que dio el nombre de función y tipificó las funciones hasta treinta y una. Estableció que cada función era la acción de un personaje pero definida desde el punto de vista de la significación del relato. Los estructuralistas van a aplicar ese modelo de investigación a los relatos literarios.

12 comentarios

Archivado bajo Literatura

12 Respuestas a “La metamorfosis de Kafka

  1. adri

    quisiera saber
    que idea tiene gregorio d la sociedad , d la familia y de el trabajo?

    y 3 acciones importantes de la obra

  2. Alberto CarlosVila Ortiz

    ´¿Qué es aquello que aún no se ha dicho de “La metamorfosis”? ¿Si era escarabajo o cucaracha? ¿Si hay una mejor traducción del título? Entonces, ¿por qué seguir escribiendo sobre ese relato? Primero porque nos obsesiona. También por el hecho de que se trata de un insecto. O ese algo que Kafka hubiera preferido que no se le diera forma. Borges, Steiner, Navokob parecerían suficientes. Y lo son. Agregar algo parecido a una idea: si la transformación hubiese sido en araña o en un mamboretá, el relato no hubiera causado tantos comentarios. Por mi parte (no creo que eso importe a nadie) escribí y publiqué una serie de artículos-relatos-ensayos-columna periodística, en donde contaba de mi amistad con Gregorio Samsa siempre y cuando este se me apareciera en el escritorio como cucaracha. Me costó, pero le hice tener amores cn una araña que se llamaba Anita. No pude describir cómo hacían el amor, aún cuando me dejaron observarlos. Tuvieron hijos, tampoco pude describirlos. En algún momento me pregunté si en realidad Gregorio seguía siendo Gregorio, no se había transformado en nada, pero su familia necesitaba verlo como un monstruoso insecto. Otra vez, siempre obsesionado, pensé que era un grave error ver en “La metamorfosis” algo separado de las otras obras de Kafka. Pero se le han dedicado tantas páginas que es dable pensar que son muchos los que piensan así. Sin embargo, “La metamorfósis” solamente es posible de “visualizar” siempre y cuando se tenga e cuenta todo lo otro que Kafka escribió, los hechos de su vida, tanto la relación con su padre como sus amores, Dora, Felice, Milena. “La metamorfosis” no es posible sin pensar en Praga y sus calles, sus casas, sus sitios más secretos. Si Gregorio Samsa vuelve a visitarme, entonces le preguntaré y trataré de comunicárselo a ustedes con la mayor fidelidad posible. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  3. Alberto CarlosVila Ortiz

    En los relatos Kafka parece encontrar,y encuentra, una infinita posibilidades de metamorfósis. En “Un cruzamiento”, su animal es mitad gato, mitad cordero”; Don Quijote es un demonio de Sancho Panza que encuentra en sus andanzas un provechoso entretenimiento; Odiseo (Ulises) modificó la historia del canto de las sirenas, transformó toda la historia; de Prometeo ofrece cuatro versiones. “La leyenda quiere explicar lo inexplicable”; la comunidad de cinco amigos viven en una coexistencia pacífica, pero el sexto, que es un entrometido, siempre aparece para impedirlo; en el informe para una academia ocurre algo parecido a una metamorfósis que en esencia también puede ser algo atroz. Kafka nos pone en evidencia que el mundo es algo kafkiano y que el único que parece darse cuenta es él. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  4. Alberto CarlosVila Ortiz

    Todos deberán tener la palabra. Hasta Gregorio, que finalmente no se le entenderá. En la pequeña biblioteca del pasillo encuentro (los buso en realidad) el “Kafka”, de Marthe Robert; “Kafka, ficciones y mistificaciones”, de Josef Cermák” y en uno de los tomos de “Literatura del siglo XX y Cristianismo”, en el tercero, Charles Moeller dedica un largo capítulo a Kafka.Cermák se propone “devastar a los qué, como rémoras, existen sólo a costa de los grandes hombres…”. En ese tono analiza las obras de Mares y Jamouch. Las primeras páginas y luego en otras Cermák tiende a negar la relación de Kafka con los anarquistas, lo que sostienen Mares y Janouch. A Cermák le molesta que Kafka pudo haber tenido cierta simpatía con el anarquismo. Su libro tiene argumentos válidos, pero no convence. Tampoco los otros autores que él quiere destruir. Kafka parece no tener nada que ver con todo esto. La obra de Marthe Robert resulta más convincente. Hay dos citas que merecen tenerse en cuenta. Albert Einstein le escribe a Thomas Mann:”No he podido leerlo, el espíritu humano no es suficientemente complicado para comprenderlo”. La otra es de Walter Benjamin: “Si Kafka oraba -cosa que ignoramos-, poseía, sin embargo, como algo propio aquello que Malebranche llama la oración natural del alma: la atención. Y en ella, como los santos en las oraciones, incluyó a todas las criaturas”. En cuanto a la obra de Charles Moeller, dueño de una formidable cultura literaria, realiza todos sus estudios desde la perspectiva de un católico ortodoxo que incluso pondera la existencia del Index (cuando escribió su obra existía). Se trata de decir cómo un católico debe leer a Kafka. Por otra parte es curiosa la forma en que cita el comienzo (así lo dice) de “La metamorfósis” :”Una cucaracha de gran tamaño, sí. Entonces me la represento como si se tratara de un sueño de invierno…”. Aunque para el lector común, es lo que soy, la erudición adquiere un algo diferente a la que debe tener un crítico, me permito recomendar dos libros: uno,la espléndida traducción de “Contemplación” realizada porOscar Caeiro; el otro libro es “Kafka y su padre”, de Carlos Correas.Una tercera mención, casi entre paréntesis: un pequeño volumen de dibujos de Remo Bianchedi. En ningún momento se habla de Kafka, pero los dibujos son sin duda harto kafkianos, al menos para nosotros. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  5. Alberto CarlosVila Ortiz

    Tengo los viejos tomos de Emecé de las obras de Kafka.Editados, algunos, en 1953, estoy frente a uno que compré por 1957, los diarios entre 1910-1923, traducidos ejemplarmente por J.R.Wilcock. Te copio lo que subrayé en otro tiempo de lo que Kafka aputaba por 1912. “Pensé que era la primera vez en mi vida que observaba tan fácilmente desde la ventana una circustancia que me concernía tan íntimamente. En todo sentido, este tipo de observación me lo ha enseñado Sherlock Holmes” (5 de enero); “Para lograr una buena conversación hay que deslizar la mano, por así decir, profunda, ligera, soñolientamente por debajo del tema tratado porque uno entonces consigue levantarlo asombrosamete” (4 de febrero);”Casado con una mujer que sólo a causa de la total redondez de su cara produce una impresión de limitación” (El mismo 4 de febrero). Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  6. Alberto CarlosVila Ortiz

    A diferencia de losque muchos suponen o suponían, Kafka tenía una conciencia de gran lucidez sobre la literatura en general y sobre sus escritos. Hay un libro, publicado en 1969, titulado justamente “Escritos de Franz Kafka sobre sus escritos”. Hay varias páginas dedicadas a “La metamorfosis”. Califica a su historia de tremebunda, luego dice que es ilimitadamente repugnante; le dice a Felice en una carta que llore porque su protagonista ha muerto, pero en paz y reconciliado contodo. A la misma Felice le explica que no está contento con el final. Y más adelante:Enorme aversión ante el relato. Luego, cuandose entera que habrá un ilustrador es muy preciso ensus conceptos: siete temor que al dibujante se le ocurra dibujarl al mismísimo insecto. Y dice a su editor: “El insecto mismo no puede ser dibujado.. Ni tan solo puede ser mostrado de lejos…”. Entonces porpone que todo lo quese puede mostrar es a quienes observan algo que no se puede ver. Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  7. Alberto CarlosVila Ortiz

    El paso del tiempo en Kafka, en su obra, es un tiempo de reloj de arena, porque en cada partícula indescifrable de la arena se encuentra (pero hay que enc0ntrarlo) un detalle que Kafka ha observado y anotado en sus diarios. Detalles mínimos, observaciones de quien vivía con el inevitable peso de que todo lo que hiciera giraba en torno a la escritura. Y esa escritura giraba alrededor de la pintura de un mundo que él encontraba ese todo que ahora, pasado el tiempo de la arena cayendo en sus relojes, es el mundo que llamámos, sin vuelta de hoja, el mundo kafkiano. Es la pesadilla que él no inventa sino que observa desde una ventana en una casa de Praga, con claridad casi trasparente, con humor, con angustia, con el pensamiento puesto en las mujeres que amó, en la lucidez que hace temblar por su exactitud de escultura. Se me ocurre ver a Kafka, en una fotografía, rodeado de piezas escultóricas de Giacometti, de Brancusi o de Henry Moore. La fotografía en un patio interior de una casa de por aquí no mas, una casa argentina, digamos. Una casa que de ninguna manera podía tener esas esculturas y tampoco a Kafka, pero en la cual alguien que se iniciaba en su lectura comprendía o creía comprender de qué manera serían las cosas en el mañana, es decir este hoy en el que se escribe. A mediados del siglo pasado, leer a Kafka era un algo así como una premonición, acaso una vaga certeza, de que hoy lo volvemos a leer de una manera tan absolutamente distinta que pensamos que al pasar de un tiempo a otro ha ocurrido una metamorfosis , pero no sabemos de qué se trata. Kafka encerrado en un blog de internet. Kafka, que antes estaba mirando desde afuera lo que iba viendo lo que pasaba en la arena del reloj que incluso a lo mejor no estaba.Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  8. Alberto CarlosVila Ortiz

    ¿será este sitio adecuado para poder comunicarme con Aquileana que también parece ser de word press? Lo ignoro pro lo intento. Los mensajes que mando para el tema Paul Klee/Walter Benjamin se borran apenas hago clic en enviar comentario. Gracias, perdón por la molestia. Quizá esto también se borre. Gary Vila Ortiz. Rosario Argentina.

  9. Gary Vila Ortiz

    El analisis sobre “La Metamorfosis” quese realiza al comienzo de esta columna es,sin duda, exacto como análisis literario .Se explica con claridad la estructura narrativa del relato. Sería interesante que quien lo redactó agregara a lo escrito una obsrvación, desde el mismo punto de vista, en qué momento ese relato se transforma en lo que ahora, no los críticos, sino algunos lectores, entienden que se trata de una exploraciónal mundo kafkiano. El relato va más allá de la metamorfosis de Samsa en un insecto enorme y sin duda, imposible de describir, según expresa el mismo Kafka, y se lo encierra sin compasión algunahasta que muere. Esa muerte también es kafkiana. Y la experiencia de Samsa en su agonía se lleva hasta el extremo. Navokob decía, creo que con razón, que en realidad el único humano de todos los que figuran en “La Metamorfosis” es el insecto en que se ha transformado Samsa. Su muerte hace desaparecer lo humano. Y como justamente la condición humana fue llevada hasta atrocidades nunca vistas antes en la historia del hombre, lo kafkiano sigue vigente, pese a todo aquello que algunos hacen evitarlo. ¿Sería exagerado pensar que muchas de las cosas que ocurrieron en el siglo veinte y en parte del que estamos viviendo, muchos seres humanos transformado en insectos y se los destruye sin contemplación? Los tantos genocidios ocurridos lo fueron en la medida en que hubo quienes aceptaron ser cómplices de esos crimenes porque el otro no valía más que una cucaracha o un escarabajo pelotero. Erich Kahler, en “La torre y el abismo” lo explica con lucidez: “La nueva y escalofriante característica de las modernas atrocidades es precisamente la falta de un núcleo personal que sirva de enlace a tales factores en conflicto. La escisión dela personalidad alcanza profundidades insondables hasta el punto de convertirse en una total y consumada ezquizofrenia”. Por algunos de los que pudieron sobrevivir a los campos de exterminio sabemos hasta que punto no sólo los asesinos exterminadores actuaban como actuaban sino que los mismos prisioneros comenzaron a manifestar una conducta diferente. Sería largo citar a Bruno Bettelheim o a German Tillion, pero podríamos decir, con un posible margen de error, que si los que llevaban a sus prisioneros a la muerte, o a las atrocidades de esos experimentos que los transformaban en ratas de laboratorio, veían en ellos algo con forma humana pero que no eran humanos en absoluto, los que padecían impresiona como aceptando esa condición. Todos observan a Gregorio Samsa como insecto monstruoso, pero el mismo Gregorio acepta ser un monstruo y no demuestra rencor alguno en saber que la única solución es que lo hagan desaparecer. Eso es el drama,que aún nos toca. “Lo absurdo es la razón lúcida que prueba sus límites”, escribía Camus. ¿Sigue siendo así? Gary Vila Ortiz. Rosario. Argentina.

  10. Gary Vila Ortiz

    Se están publicando nuevas ediciones de las obras de Kafka. Algunas parecen querer sorprender con cosas que nada tienen de sorprendentes. Ya sabemos que el título “La Metamorfosis” estuvo siempre en discusión y lo seguirá estando aún cuando ya se lo publique con el título que aparentemente le corresponde. “La transformación” , se dice, debe ser el título, pero aún si esta versión es la correcta la otra, la incorrecta,”La Metamorfosis” es la que será acepta como título por los lectores de Kafka que lamentablemente no saben alemán. Parecería que en esto de las traducciones Kafka ha dejado otro laberinto kafkiano que esperamos nunca se supere. Es decir, de los laberintos se supone que están edificados para que nunca se salga de ellos. Kafka escribió sus obras pensando, quizá, que tal vez podía dejar algo de diversión en aquellos que se preocupan por algo que importa, es cierto, pero que no es lo esencial. De eso que es esencial, es decir, de lo kafkiano, nunca saldremos. Gary Vila Ortiz. Rosario

  11. lilen

    hola necesito las secuencia narrativa de la obra es un trabajo y es para mañana gracias

  12. mathias

    hola por favor respondan a esta pregunta ,¿que otros personajes encuentran en esta obra de kafka?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s